No siempre son las más grandes, ni las más antiguas, ni las más famosas, pero sí que son las que tienen un mayor encanto. Al menos así lo creen los usuarios de www.jetcost.es , el potente buscador de vuelos y hoteles que periódicamente pregunta sobre los espacios más exclusivos de Europa. En esta ocasión han sido consultados sobre las plazas que consideran con más encanto y en las que disfrutar de un buen rato en alguna de sus terrazas, mientras se contempla el entorno y se vive su ambiente.

Piazza del Campo, Siena (Italia)

 Es el rincón más bonito de Siena y el más animado, también una de las pocas plazas medievales que se conservan en Europa con su peculiar forma de concha, con una inclinación de arriba a abajo hacia la Torre de Mangia, el gran edificio que la preside. Frente a lo que era habitual en la época, en la que los grandes señores se construían torres para mostrar su poder, los edificios palaciegos que rodean la Piazza del Campo tienen la misma altura mostrando un frontal muy uniforme. Lo que la ha hecho universalmente conocida es su peculiar y famosa Fiesta del Palio, una de las principales celebraciones festivas que se llevan a cabo en Italia cada año y que se remonta a más de 400 años. Los representantes de cada contrade, es decir cada barrio del dentro de Siena anima al jinete que los representa en una carrera a caballo que dura pocos minutos y cuyo único premio es un palio, es decir un estandarte de seda –llamado también drappellone o cencio–. El Palio se lleva a cabo en dos fechas, el 2 de julio con el nombre del Palio di Provenzano, en honor de la Virgen de Provenzano, y el 16 de Agosto, conocido como el Palio de Assunta, que conmemora la fiesta cristiana de la Asunción de María.