El torero merideño venezolano José Miguel Parra, recuperado casi al ciento por ciento del percance que sufriese en la última corrida de la Feria Tovareña está claro al afirmar que al tomar la decisión de hacerse matador de toros, sabía de antemano, que se enfrentaría a múltiples vicisitudes en el largo camino que implica el coronar con tesón, oficio, entrega, la meta de hacerse todo un profesional del toro.

Parra nos comenta que “una o dos o más cornadas que tengan que venir no me quitarán para nada su ilusión de torear, de llegar a ser figura del toreo”, recalcando que no importa el tiempo que haya de transcurrir mientras la afición sepa valorar el esfuerzo, voluntad y las ganas de torear que se lleva por dentro, las Empresas Taurinas le den la oportunidad de mostrarse en las Ferias que conforman el Calendario Taurino Venezolano.

Seguro de sí, nos dice “he recibido una fuerte cornada en Tovar pero eso me hace tener más ilusión y ganas, entiendo que hay cosas que corregir pero se que lo lograré, el dolor y la molestia se recompensan con mis ganas de torear muy pronto con el favor de Dios tendrán a José Miguel Parra recuperado y con ganas de seguir en esta hermosa profesión de matador de toros”.