Nace en Fuenlabrada (Madrid), el 21 de enero de 1937.

 

Un ganadero diferente, amable, hábil conversador, campechano y que sabe lo que se trae entre manos.

 

Hijo y nieto de ganaderos.

 

Lleva más de 30 años criando toros con casta, durante los cuales ha cosechado numerosos éxitos.

 

Pese a que algunos se empeñan en meterse con sus toros porque no son fáciles, siempre ha contado con el apoyo de la afición tanto española como francesa.

 

La procedencia de su ganadería proviene de la que formaron en 1940, los hermanos Olano con vacas de Cruz y un semental de Samuel Flores, pasando sucesivamente por  José Lorenzo García, hijos de  Lisardo Sánchez, José Domecq de la Riva y  Felino Fernández que la formó con reses de  Victorino Martín.

 

Desde 1981 José Escolar Gil conserva únicamente las reses procedentes de Victorino, procedencia actual Albaserrada.

 

El 16 de septiembre de 2006 le indultan un toro en Fuenlabrada (Madrid).

 

Sus toros han sido lidiados en numerosas plazas de Francia y España, siendo asidua su ganadería en Cenicientos.

 

Su divisa: blanca y roja, señal de oreja: horquilla en ambas, y pasta su ganado en la finca: “Monte Valdetiétar”. Lanzahita (Ávila)

 

Ha hecho famosas dos frases suyas que dejan clara su filosofía como ganadero y aficionado:

 

“Si un toro sale bueno pues a torear y si sale malo a correr todo el mundo”.

 

Su otra frase es: “No busco lo bello, busco la verdad, si lo bello viene pues que venga”.

 

Hoy recibe su Escalera del Éxito al esfuerzo humano número 207 de manos de Don Higinio-Luis Severino y Don Salvador Sánchez-Marruedo.