Nace el domingo 16 de junio de 1950 por la noche en Fernán Núñez (Córdoba) y como su llegada además de festiva, fue nocturna ha sido para él motivo de inspiración y trabajo. Todo ello, unido a la dualidad de su signo (Géminis), le convierten en un ser creativo y original, dotado de una extraordinaria voz que puede acariciarte el alma o hacerte tocar el cielo con los dedos.

 

Cantautor que hereda en su garganta toda la quebrada desazón del cante flamenco, que él alivia de rigores, convirtiéndolo en algo más dulce, sin que la dulzura, como en otros casos, suponga afectación alguna. Emilio es natural de tierra brava cantaora y no podía ser de otra manera cuando la manera es meterle al nido de la canción el pájaro terrible del cante jondo. Todo esto decía de él, Antonio Hernández, gran poeta y escritor andaluz.

 

Comenzó a cantar en colegios y universidades hasta llegar a “Barrio de los Marineros” y en su primer sencillo grabado, recordando a su tierra natal Andalucía, compone: “Campo Herido”, “Rincón Andaluz”, “Se lleva una copla el viento”, “Queja en el aire”, “Homenaje” (dedicada a Pablo Picasso)…, canciones que le sitúan en destacados lugares de las listas de éxitos y con las que inicia la llamada “Nueva Canción Andaluza”, de la que Emilio José fue sin duda el pionero.

 

Ya tenía un lugar reconocido en todos los medios de difusión pero todavía quedaba algo. Y llegó “Soledad”, primer premio del festival de Benidorm, por una abrumadora mayoría de votos. Otra canción de gran éxito fue “Nuestra Playa”. Este cantante ha compartido escenarios con Roberto Carlos, Julio Iglesias y Sandro.

 

En 1975 salió al mercado “Para ti, que has volado tan alto”, trabajo dedicado a la memoria de su padre, y no terminaríamos nunca si fuésemos relatando una a una toda su obra. Pero sí añadiremos que Emilio José hace un paréntesis y comienza a trabajar en un proyecto que llevaba tiempo en su cabeza: “Poetas andaluces” (homenaje en vida, como el propio cantautor explica, “a la poesía y a los poetas de su tierra”).

 

Pone música a textos de Rafael Alberti, Luis Rosales, Pablo García Baena, Montesinos, Antonio Hernández…, once preciosos poemas convertidos en canciones. “Poetas andaluces” es presentado en Madrid a finales de 1991, con la asistencia de los poetas y mil doscientas personas más que recuerdan aquel acto como algo extraordinario de una talla sin igual. Anécdotas tan divertidas como la de Rafael Alberti, que le comentaba “que nunca le habían hecho una canción tan bonita…, ni tan larga”, “Elegía al niño marinero”, “Nana” de Luis Rosales, al que se le iluminaban los ojos cada vez que la escuchaba y otros tantos bellos recuerdos, hacen de aquel momento uno de los más satisfactorios en la dilatada carrera de este artista.

 

En la actualidad se encuentra preparando un segundo volumen de “Poetas andaluces” para un disco doble, entre los que irían poetas como Juan Ramón Jiménez, Machado, Caballero Bonald, Maria Zambrano, Antonio Gala y otros.

 

Hoy, y en nombre de estos homenajes, recibe su Escalera del Éxito 197, de manos de Paloma San Basilio, también Escalera del Éxito nº 109, y quien en la celebración de los veinte años en la música de Emilio José, graba con él a dúo “Soledad”