Le hizo matador de toros “Zurito” con Tortosa de testigo

Por Ladislao Rodríguez Galán

Florencio Casado “El Hencho” tomó la alternativa en la plaza de toros de “Los Califas” el 1 de junio de 1969. Por tanto se cumple este año el cincuenta aniversario de aquella efemérides. Esa tarde, con un cartel netamente cordobés, Gabriel de la Haba “Zurito”, con Fernando Tortosa de testigo, doctoró al nuevo matador cediéndole el toro “Idiota” de la ganadería de Gerardo Ortega, marcado con el número 98, negro zaíno y de 499 kilos de peso.  El balance de su actuación fue de oreja y dos orejas y rabo. “El Hencho” conquistó, en esa edición de la feria, el preciado Trofeo Municipal  “Manolete”.

La alternativa de “El Hencho” fue la cuarta concedida en nuestra plaza tras Agustín Castellano “El Puri” y  Antonio Sánchez Fuentes (ambos en 1965) y Fernando Tortosa (1968). Hasta el día de hoy se han otorgado en “Los Califas” 21 alternativas.

A modo de agravio comparativo, reseñar que en esta temporada de 1969, se celebraron en nuestra plaza 22 festejos divididos de la siguiente manera: 5 corridas de toros, 3 novilladas picadas, 10 novilladas sin picadores, 1 becerrada, 1 festival y dos espectáculos cómicos.

Florencio Casado “El Hencho”, nació en Córdoba (24-6-1945) en la plaza de la Lagunilla, en el barrio de Santa Marina. Pero pronto se mudó la familia a unas huertas de la barriada de Las Margaritas. Fue allí donde conoció al matador de toros Manuel Cano “El Pireo”, cuyo padre poseía un bar en la avenida de Trassierrra, y comenzó a aficionarse al mundo del toro.

Su paso por el colegio fue fugaz. Con catorce años se fue de su casa a corretear ganaderías y fiestas populares para torear lo que fuera. Siempre mostró un valor tremendo. Se presenta en Priego de Córdoba con su primer vestido de luces (30 de mayo de 1964). En la plaza de “Los Tejares” de Córdoba hace la presentación sin caballos el 25 de julio de ese mismo año. Y con picadores , ya en la plaza nueva, se presenta el 28 de agosto de 1966, completando el cartel Rafael Cruz Conde y Paco Asensio con cinco novillos de Navarro Villadiego y uno de Soto de la Fuente.

El 24 de agosto de 1969, dando ejemplo una vez mas de su ambición torera y valor sin límites y sin importarle el tremendo compromiso, a dos meses solamente de haber sido doctorado, confirmó la alternativa en Las Ventas de Madrid de manos de Joaquín Bernardó y testigo Adolfo Ávila “El Paquiro”, cerrando el cartel el rejoneador Vidrié. Los toros eran del hierro de Alejandro Espinosa. En esta su primera temporada como matador de toros alcanza a torear once corridas de toros.  Otra tarde importante y fundamental en su carrera, fue la del 19 de abril de 1970 en la Real Maestranza de Sevilla. Con toros de Miura hizo el paseíllo junto a “Limeño” y Palomo Linares. Los tres toreros salieron por la Puerta del Príncipe tras desorejar a los seis astados. Igualmente la temporada 1971  abrió la puerta de Las Ventas de Madrid. Cuatro años más tarde, 1974, volvió a repetir la hazaña  saliendo nuevamente a hombros por la Puerta Grande de la Primera Plaza del mundo. Esta gesta  le supuso torear cinco tardes seguidas en Madrid. Fueron cinco triunfos y una grave cornada la última tarde. En toda su carrera alcanzó a torear en Madrid 23 tardes.

En Córdoba, cuando ya estaba prácticamente retirado, reaparece el 26 de mayo de 1980 sustituyendo a Julio Robles, que estaba herido, para torear una corrida de toros de hijos de Celestino Cuadri junto a Agustín Parra “Parrita” y Paco Ojeda.

Florencio Casado “El Hencho” derrochó siempre vergüenza torera y jamás se amedrantó ante ningún hierro. Siempre se entregó y se jugó la vida cada tarde impresionando a los tendidos por su valor y gallardía ante el toro. Falleció en nuestra ciudad, a los 69 años de edad, el 28 de octubre de 2014.