Fuente: El Callej贸n de C贸rdoba

 

1887: Alternativa de Guerrita

La alternativa de Guerrita se celebra el 29 de septiembre de 1887. Tarde nublada y desagradable lo que no fue motivo para que los tendidos se llenaran de aficionados. El toro, de nombre Arrecio, es un feote ejemplar de Gallardo y Castro, que entr贸 en la corrida de relleno, ya que los seis toros rese帽ados de entrada eran de la ganader铆a de Saltillo. El toro presenta muchas dificultades y mata al caballo de Antonio Pegote. Guerrita, observa todo, y est谩 tranquilo. Cuando Mojino va a coger los palos, su padre, el viejo Caniqui que presencia el espect谩culo desde la barrera, le advierte.

–聽Ten cuidao, hijo. No te luzcas. El toro no se lo merece.

Disimuladamente, Guerrita indica a Mojino que deje los palos y ordena a Almendro y a Primito que sean ellos los que pongan las banderillas. Caniqui, deja dibujada una sonrisa en su cara seca y arrugada. Pasado el tercio de banderillas, Lagartijo espera a Guerrita en el centro del redondel, mientras Mojino, y el Almendro mantienen entretenida聽a la res. Lagartijo usa la cordialidad cordobesa en su sonrisa y acento.

–聽Bueno, nene, ya ha llegado el momento. Ten cuidado con ese toro. No me gusta nada. Lo pasas unas cuantas veces con la derecha y cuando se cuadre, lo matas. Yo estoy a tu lado.

Guerrita triunf贸 en su alternativa gracias a su viejo maestro que le salv贸 de una cornada segura cuando Arreci贸 le derrib贸. Como un rayo, Lagartijo, evito la cornada llev谩ndose al toro con su poderoso capote.

Aquella noche, en el caf茅 Fornos, la tertulia de aficionados hablan de la corrida de la tarde. Sobre todas las voces destacan las de los escritores Antonio Pe帽a y Go帽i, S谩nchez de Neyra y Jos茅 de la Loma Sobaquillo, que muestra su satisfacci贸n por el desarrollo de la corrida.

– Lo que m谩s me emocion贸 鈥 y as铆 lo destaco en mi revista- fue cuando los dos Rafaeles cogieron los palitroques. 隆Que dos pares de Guerrita! 隆Que dos pares de Lagartijo! En ese momento se junt贸 Roma con Santiago.

–聽D铆game, don Jos茅- pregunta Pe帽a y Go帽i- 驴Qui茅n es para usted Roma?

-Lagartijo, por supuesto. Y, a usted, don Antonio, 驴Qu茅 le ha parecido la corrida?

– Bien, amigo m铆o. Ya sabe lo que yo opino sobre el toreo de Lagartijo, su Rafael I, creo que no ha estado a la altura de su categor铆a. De Guerrita ya sabe tambi茅n mi opini贸n. Me ha gustado en los dos toros. Creo que聽en 茅l hay que depositar las esperanzas. Lagartijo ha encontrado un digno sucesor. Y, bien har铆a en dejar su sitio libre para 茅l. No quiero ni pensar en una rivalidad entre los dos.

S谩nchez de Neyra asiste respetuoso al parlamento de sus compa帽eros. A la hora de su turno, manifiesta.

–聽Yo tengo que acrecer primeramente al maestro Lagartijo. Sin su capote salvador estar铆amos hablando ahora de un Guerrita en la enfermer铆a. Sin 谩nimo de criticarle habr谩 que decirle con el mayor de los respetos que la causa de la decadencia del Gordito fue ese abuso de adornos y de medias ver贸nicas que tambi茅n practica el cordob茅s. Creo que este torero tiene futuro, por eso habr谩 que pedirle que olvide el juego innecesario con el toro y que imprima m谩s seriedad a su toreo.

Sobaquillo, visiblemente nervioso, impaciente, tercia en el parlamento de S谩nchez de Neyra

– Algo bueno habr谩 hecho el muchacho, digo yo. 驴Han visto como ha matado a los toros? 驴No han o铆do acaso los aplausos que le dedico la afici贸n?

– Eso es lo malo, Sobaquillo. La afici贸n ha estado demasiado condescendiente con ese torero. Yo deseo lo mejor para 茅l y disfrutar con su arte muchas tardes. Por eso hay que decirle a Guerrita que no debe de retirar tan de pronto la muleta de la cara de los toros, so pena de ech谩rselos encima, como ha pasado esta tarde. En cuanto a lo de matar, aplaudo su decisi贸n de querer hacerlo recibiendo a su segundo. Con el tiempo aprender谩 a introducir el estoque por l铆nea recta, llegando al coraz贸n, lo que por cierto esta tarde no hemos visto. Pero, ah铆 queda mi esperanza. En Guerrita hay un torero que nos va a deparar muchas tardes de satisfacci贸n a los buenos aficionados.

– Por lo pronto ya saben que ha escriturado ya su participaci贸n en la temporada de aqu铆 del a帽o que viene, la de Sevilla m谩s otras quince corridas en Andaluc铆a

Era muy habitual en Pe帽a y Go帽i dejar muy sentado que era el escritor mejor informado del momento. Y, as铆, puesto el toro en suerte, remato:

– Y s茅 de buena tinta que Guerrita se embarcar谩 dentro de pocas fechas para Cuba a cumplir un sustanciosos contrato que le compromete a torear catorce corridas m谩s la del benefici贸.

Alfredo Asensi

Escalera del 脡xito 255