Por Rafael Rodríguez 

En la bodega de Antonio Figueras, con una expectación enorme, el Aula del Vino ha nombrado Socio de Honor al matador de toros Rafael Jiménez González “Chiquilín”, como homenaje en el XXV aniversario de su alternativa

El acto comenzó con la lectura por parte de la secretaria Marisol Salcedo, del acta de nombramiento. A continuación  tomó la palabra el presidente del Aula del Vino Manuel López Alejandre que dijo que el Aula se enorgullecía al contar con un torero de la elegancia y prestancia de “Chiquilín” entre los personajes distinguidos con este nombramiento. El Aula, dijo, ha nombrado Socios de Honor a infinidad de personas vinculadas con el mundo del arte, pintores, poetas, músicos, escultores, escritores, etc…pero nunca a un torero y más de la talla artística y personal de “Chiquilín”, por eso le agradecemos que haya aceptado formar parte del Aula del Vino de Córdoba, que lo que lucha es por promocionar uno de nuestros tesoros más valiosos.

Acto seguido dio la palabra a Ladis para que glosara la vida y obra de “Chiquilín”, lo que hizo el fotoperiodista fiel a su estilo, valiéndose de imágenes con las que salpimentó sus palabras donde no faltaron notas de humor que hicieron muy amena su intervención.

López Alejandre hizo entrega del título de Socio de Honor a “Chiquilín” en medio de una atronadora ovación.

Por su parte, y para cerrar el acto, el torero se dirigió a los presentes para agradecer esta distinción y aunque, dijo, no bebo alcohol por que  soy deportista si promociono allá donde voy el vino de Montilla-Moriles.

Este año, añadió, estoy recibiendo cantidad de homenajes, en Córdoba y fuera, con motivo de mi veinticinco aniversario de alternativa y a todas partes llevo como obsequio unas botellas de vino de nuestra tierra, y les puedo asegurar que me lo agradecen muchísimo. “Chiquilín” dijo sentirse muy honrado con este título de Socio de Honor y prometió ser un buen embajador de los vinos de Montilla-Moriles, el mejor vino del mundo, concluyó.

El nuevo Socio de Honor dedicó una fotografía al Aula del Vino, y posteriormente todos tomamos un aperitivo en cariñosa hermandad.-