NUEVE MATADORES DE TOROS SE REUNIERON PARA ESTE SIMPÁTICO Y EMOTIVO ACONTECIMIENTO

I.M. B.

Manuel Rodríguez Requena es un torero de Carmona que se crió en Lora del Río y que desde hace más de cincuenta años reside en nuestra ciudad. Aquí se casó y aquí nacieron sus hijos.

Manuel comenzó sus pasos taurinos junto a Manuel Benítez “El Cordobés” haciendo correrías por las diferentes ganaderías andaluzas. Fue un comienzo duro en unos años que se carecía de todo.

Manuel tomó la alternativa (5-9-1965), hace ahora 54 años, en San Feliú de Guisols de manos de Dámaso Gómez con toros de Javier Solís. Su vida taurina estuvo cuajada de percances por su arrojo y valentía.

En su etapa profesional Rodríguez Requena supo granjearse el cariño y respeto del mundo taurino por su gran corazón y nobles sentimientos.

Sus íntimos amigos, y a la vez compadres, el reportero Ladis y su esposa Ana, como muestra de admiración, le han dedicado un museo en una amplia habitación de su hogar. Allí se acercó acompañado de su querida esposa Carmen Poyato.

A la inauguración de este rincón taurino estaba anunciada la presencia del Alcalde de la ciudad José María Bellido, pero por un compromiso oficial avisó de que retrasaría su llegada.

Entonces, a la hora prevista, se procedió a la inauguración del “Rincón Taurino Manuel Rodríguez Requena”.

La cinta inaugural la cortó el protagonista acompañado de su esposa Carmen Poyato, Ana Segado y Manuel Benítez ante la presencia de  los invitados.

Una vez dentro del Rincón Taurino, presidido por el vestío grana y oro de la última corrida que toreó Manuel Rodríguez ( Sarriá 1968 junto a “El Cordobés” y Palomo Linares), los taurinos se detuvieron a observar las instantáneas y detalles que jalonan sus paredes. Allí Ladis dirigió unas palabras en las que agradeció la presencia de todos quedando de manifiesto el compañerismo y la solidaridad en el mundo del toro una vez más. Manuel Rodríguez- dijo- es un ejemplo para todos de generosidad, caballerosidad y amistad. Nunca habla mal de nadie y siempre se ha distinguido por colaborar en cuanto se le ha pedido. Mi esposa Ana y yo, que nos convertimos en compadres de Manolo y Carmen al ser ellos padrinos de nuestra boda, nos sentimos muy honrados y satisfechos por haber podido dar esta alegría a un hombre único como luchador y como buena persona. Ojalá pueda disfrutar muchos años de este espacio taurino que lleva su nombre”.

Le contestó, muy emocionado Manuel Rodríguez, que dijo que le parece un detalle de un amigo de verdad y de su esposa, personas muy queridas por Carmen y yo. Agradeció el apoyo de sus compañeros en este acto y termino diciendo que le parece “un lugar muy encantador”.

Por su parte “El Cordobés” (también compadre de Manuel) apostilló que lo quiere desde siempre, pues  comenzaron a torear juntos, y tenía que tener cuidado con el por que era un león” “No se dejaba ganar la pelea y era difícil vencerle”. Lo quiero mucho desde nuestros años de juventud por esas fincas saltando alambradas y hoy estoy contento con verlo feliz en su Rincón Taurino”. Terminó gritando “Un abrazo compadre”.

Ya sentados llegó el Alcalde José María Bellido acompañado del Teniente de Alcalde Salvador Fuentes que tras saludar a los presentes y tomar una cerveza partieron raudo ya que tenían un almuerzo oficial. No quiso el Alcalde quedarse sin saludar a Manuel Rodríguez en este día tan especial para él. Un detalle que le honra tanto a él como a Fuentes.

La comida fue una reunión encantadora donde se habló de todo. Incluso se abrió un debate dirigido por Antonio Portillo (accionista de Los Califas) sobre el estado actual de la Fiesta de los toros en Córdoba habiéndose llegado a una situación insostenible. Todos coincidieron en que levantar esta pesada losa, que ha caído sobre la afición, es muy complicado y difícil”.

A los postres “El Cordobés” pidió una ovación para Carmen  la cocinera (amiga personal del matrimonio anfitrión) que se vio obligada a saludar desde los medios.

Por su parte los directivos de la Peña Cultural de Montilla entregaron a cada uno de los asistentes un catavinos serigrafiado como recuerdo de la histórica jornada.

Los nueve matadores de toros que quisieron estar en el agradable acto acompañando a Manuel Rodríguez fueron: Manuel Benítez “El Cordobés”, José María Montilla, Gabriel de la Haba “Zurito”, Agustín Castellano “El Puri”, Fernando Martín Tortosa, Fernando Sacromonte, Rafael González “Chiquilín” y Sergio Sanz.

También estuvo el novillero “El Califa” y un grupo de buenos aficionados como Antonio Sanz Llergo, Antonio Portillo, Rafael Sánchez Alonso, José Panadero y Romy González, todos acompañados de sus esposas, que prefirieron almorzar en el flamante Rincón Taurino, para hablar de “sus cosas” libremente.

Como Manuel Rodríguez se resintió de su dolor de espalda,  tras el sacrificio que le supuso estar tantas horas sentado, se levantó la reunión.

Nuevos abrazos y felicitaciones y en el ánimo de todos el reconocimiento a un gran torero, un fiel compañero y un hombre cabal: Manuel Rodríguez Requena.

¡Va por VD. Maestro!