Tauromaquia Añeja: el origen del nombre Monos sabios

En la fiesta española es cosa lógica que llamen torero al que torea, picador al que pica y banderillero al que banderillea. Sus nombres, pues, no necesitan explicación.

En cambio, si requiere aclaración el poco taurino nombre de mono y, además de sabio a los mozos de caballos o de cuadra puestos a las ordenes de los picadores para asistirlos, ayudarles a montar y levantarlos, cuando caen a la plaza. La primera vez que recogen el dato curiosísimo de la procedencia del término monos sabios apareció en la prestigiosa revista La Lidia, semanario que tuvo gran aceptación, por la naturaleza de sus firmas y por sus magnificas ilustraciones en color, el artículo lleva la rúbrica de don José Sánchez de Neira.

Masivo plantón en defensa de la información taurina en Quito

El miércoles 15 de julio, una nutrida concurrencia de toreros, aficionados, periodistas, comerciantes y demás personas vinculadas a la fiesta de los toros, se
dio cita en las afueras del Consejo Nacional de Radio y Televisión del Ecuador (Conartel), con el objetivo de solicitar que dicho ente oficial revea la disposición que restringe la emisión de información taurina en los medios audiovisuales. (Informan Carlos Iván Reyes y Patricio Guerra)

La bravura del toro y la buena lidia, dos conceptos fundamentales

Conocer el toro y darle la lidia adecuada suele decirse que es cosa de sabios. Pero si se borra el concepto de la lidia y no se tiene afición al toro, curiosidad por ver un toro a través de las suertes, ¿cómo se va a juzgar con objetividad la labor de un ganadero y de un torero? Creemos es buena idea la organización de las corridas de concurso de ganaderías, porque su importancia reside en ver el comportamiento del toro y el fundamento de la lidia para conseguirlo.