El buen corazón de la torería y la generosa colaboración de los aficionados, una vez más demostrados

El buen corazón de la torería y la generosa colaboración de los aficionados, una vez más ha quedado demostrada en la mañana del domingo primero de marzo, en la Plaza madrileña carabanchelera de Vista Alegre. Con entrega total de los toreros en su hacer frente a los astados, su presencia en el ruedo y el lleno del aforo lo prueba todo. (Crónica de José Julio García)

El toreo y la afición con Adrián Gómez

Aquel muchacho y saleroso Adrián Gómez madrileño de Carabanchel, que sintió la llamada del Toreo, y lleno de afición e ilusiones entró de alumno de la Escuela Taurina de Madrid “Marcial Lalanda”, en la zona de El Batán, en la Casa de Campo. Tras las enseñanzas diarias con entusiasta dedicación, logró ser torero. De esta aula taurina entre otros matadores de toros había salido el conocido y famoso trío de espadas José Miguel Arroyo “Joselito”, José Pedro Prados “Fundi” y José Luis Bote.

Segundo festejo del VII trofeo de la Oportunidad: más de lo mismo

Cabe destacar la buena decisión de los muchachos, pero adolecen de condiciones para la lidia en su acción torera. Torean fuera de cacho, no se cruzan en la cara del novillo al citar, entran a matar la mayoría con el brazo suelto, sin jugar la mano izquierda. En banderillas se abusa de clavar a cabeza pasada. Hasta uno clavó al violín, que es un uso inventado por los toreros cómicos. Estas faltas, o defectos, conviene corregir a los profesores de las escuelas taurinas, que deben enseñar los secretos y recursos de la lidia y buen hacer. (Crónica de José Julio García) Fotogalería
Vistalegre, 28 de febrero 2009