Diego Ventura a hombros con cuatro orejas en Las Ventas

Terminada la feria de San Isidro la empresa programó una corrida de rejoneo en la que se lidiaron toros de Los Espartales con un remiendo de Fermín Bohórquez que cerró plaza. Conjunto manso que barbeó las tablas, buscando el camino de la dehesa. El primero saltó al callejón. Tercero cuarto y sexto acusaron poca fuerza. . (…)


Crónica de José Julio García

Fotogalería

Las Ventas, 30 de mayo 2010

Córdoba, adiós feria 2010

Punto y final a la feria de Córdoba 2010. El festejo de rejones se ha convertido en el tradicional broche a la feria de mayo cordobesa. Poco que contar de un festejo en el que los toros de Castilblanco se han prestado poco al lucimiento. Con el encaste ‘murube’ está pasando igual que con el de ‘domecq’ a pie. Lo piden las figuras del escalafón y con tanta demanda, todo sirve. Por esto la selección de uno de los encastes señeros del campo bravo español, también se está corrompiendo poco a poco. Se dice también que estamos viviendo la edad de oro del rejoneo. Puede ser cierto. Pero para clavar cuatro palos en cualquier lugar, se precisan muchos caballazos para arriba y para abajo. Como quedan rejones y banderillas, así como su ejecución, poco importa. Ya solo importa el galope de costado a dos pistas con el toro cosido a la culata del caballo y los guiños a la doma de alta escuela. La edad de oro de seguir así, seguro que tarde o temprano, terminará perdiendo brillo hasta quedar en la nada. (…)


Crónica de Salvador Giménez

Fotogalería de
Merina
Córdoba, 29 de mayo 2010

Festejo de tono gris como la mayoría de la feria

Tanto los aficionados como el público esperaban con interés la corrida anunciada de Adolfo Martín y se vieron sorprendidos con que había sido rechazada en el reconocimiento y fue sustituída por un encierro del marqués de Domecq. El cambio contrarió al respetable que manifestó con la aparición en el ruedo del primer toro que por su manifiesta falta de fuerza fue devuelto al corral. (…)


Crónica de José Julio García

Fotogalería

Las Ventas, 29 de mayo 2010

José Luis Moreno …sin palabras

Transcurría la tarde plomiza y aburrida. Los toros artistas que cría Juan Pedro Domecq, volvían a dar al traste con el espectáculo. ¿Cabrá más falta de raza? Sosos, parados y para colmo aburriéndose. El primero hasta tuvo la osadía de echarse tras un pinchazo. Toros como las gaseosas antiguas, aquellas que se fabricaban en las industrias caseras de nuestros pueblos. Recién abiertas, con fuerza y dulces. Luego cuando esa fuerza inicial se pasaba, allí no había más que agua con un sabor raro. . (…)


Crónica de Salvador Giménez

Fotogalería de
Merina

Córdoba, 29 de mayo 2010