Est√° claro que este a√Īo, adem√°s de maldito por las personas fallecidas y afectadas, debido a la¬† pandemia del Covid19, tambi√©n lo es en el √°mbito taurino porque, adem√°s de suponer una enorme crisis para la Fiesta Nacional, nos obliga a recordar a algunos toreros que ya no est√°n con nosotros. Es el caso de Gallito, al que d√≠as pasados le dediqu√© un art√≠culo y hoy, que traigo el recuerdo de un gran torero y una gran persona. Me refiero a¬†Jos√© Mar√≠a Martorell.
25 A√ĎOS SIN MARTORELL
Por Antonio Portillo Peinado
Fuente: deltoroalinfinito.com
El¬†pr√≥ximo 21 de este mayo hace 25 a√Īos que nos dej√≥. ¬°Parece que fu√© ayer!. Mi recuerdo desde cuando de ni√Īo lo vi torear muchas veces acompa√Īando a mi padre, aficionado y amigo suyo, hasta cu√°ndo ya de adulto lo ve√≠a en el Coso de Los Califas, presenciando alg√ļn espect√°culo, o cuando lo he evocado en bastantes conversaciones con amigos comunes y profesionales compa√Īeros suyos, me obliga a dedicarle estas palabras.
Jos√© Mar√≠a Martorell Navas naci√≥ en C√≥rdoba, en el n√ļmero 19 de la avenida de Oller√≠as, muy cerca de S. Cayetano, el 24 de mayo de 1929. Entre los a√Īos 1943 y 44 empieza a interesarse por el toreo. √Čl proven√≠a de familia vinculada a la tauromaquia cordobesa, la saga de los Mart√≠nez. Emparentado con dos muy buenos subalternos que tuvieron una muerte prematura y violenta. Me refiero a ¬ęManene¬Ľ, muerto en 1888 de una cornada en la vieja plaza cordobesa de Los Tejares por un toro de Lagartijo; y ¬ęCerrajillas¬Ľ que se peg√≥ un tiro con un rev√≥lver tras haberle disparado a su esposa y creerla muerta, cuando qued√≥ herida en 1909.
Desde sus inicios en el mundo del toro se vincula estrechamente con la familia de Manolete, al que siempre consider√≥ su √≠dolo, a trav√©s de Rafalito Soria Molina ¬ęLagartijo¬Ľ, sobrino de Manolete por parte de su madre Dolores, hermana solo de madre del torero cordob√©s, puesto que era fruto del primer matrimonio de Do√Īa Angustias S√°nchez con Rafael Molina Mart√≠nez ¬ęLagartijo Chico¬Ľ, sobrino de ¬ęLagartijo el Grande¬Ľ.
Los dos chavales inician su actividad taurina ante el p√ļblico en Linares el 17 de junio de 1945. Contaban pues Martorell¬† diecis√©is a√Īos y ¬ęLagartijo¬Ľ quince (hab√≠a nacido en enero de 1930).
Los dos tambi√©n se visten a la vez¬† por primera vez de luces en una novillada sin caballos en Priego de C√≥rdoba el d√≠a 20 de junio de 1946, festividad del Corpus, con ganado de Mar√≠n. Triunfan ambos con corte de dos orejas cada uno y salida a hombros de los aficionados. Ese mismo d√≠a otro novillero cordob√©s, que atesoraba mucha calidad en su fino toreo, triunf√≥ en Villarrobledo cortando dos orejas y rabo. Me refiero a Luis Rivas, que a√Īos m√°s tarde y en plena juventud perdi√≥ la vida por las secuelas de una grav√≠sima cogida que le propin√≥ un novillo toro en la plaza madrile√Īa de Vista Alegre.
En el mes de agosto de ese a√Īo triunfa, por partida doble en C√≥rdoba, otro novillero cordob√©s, hijo del cr√≠tico taurino ¬ęTarik de Imperio¬Ľ, que se apod√≥ ¬ęJoselete¬Ľ. Estos cuatro novilleros: Luis Rivas,¬ĽLagartijo¬Ľ, Martorell y ¬ęJoselete¬Ľ crearon un bonito ambiente taurino en una C√≥rdoba encumbrada al mundo taurino por ¬ęManolete¬Ľ, al que todos estos chavales pretend√≠an emular. S√≥lo fu√© Martorell el que despeg√≥ finalmente consiguiendo importantes cotas en el mundo taurino de finales de los 40 y los 50. Rivas y ¬ęJoselete¬Ľ llegaron a novilleros con caballos y¬† ¬ęLagartijo¬Ľ, al que le concedi√≥ la alternativa Martorell el 7 de octubre de 1951 en Montoro, finaliz√≥ ah√≠ su carrera taurina.
El 1 de septiembre de 1946 se presenta con caballos Martorell. Lo hace en C√≥rdoba, y c√≥mo no, acompa√Īado por ¬ęLagartijo¬Ľ y ¬ęJoselete¬Ľ, con ganado de Salvador Guardiola. Corta una oreja, mostrando mucho valor.
El primer triunfo importante, como novillero, lo obtiene en Córdoba el domingo 13 de abril de 1947, con corte de tres orejas y salida a hombros. Triunfo que repetiría en su ciudad el 29 de junio al cortar las dos orejas y el rabo de su segundo novillo, volviendo a salir a hombros.
Estos triunfos le abren las puertas de plazas importantes como Valencia, Zaragoza, Linares, Ja√©n y Barcelona, la que ser√≠a, junto a M√©xico DF, Palma de Mallorca y C√≥rdoba ¬ęsus¬Ľ plazas. Termina esa temporada de 1947 con un total de 11 novilladas toreadas.
La siguiente temporada de 1948 es la de su consolidaci√≥n como novillero, el 29 de junio d√≠a de S. Pedro se presenta en Las Ventas con ganado de S√°nchez Fabr√©s y acompa√Īado por ¬ęMorenito de Talavera Chico¬Ľ y Al√≠ G√≥mez. Triunf√≥ Martorell en el quinto novillo, al que le cort√≥ la oreja.
En esta temporada irrumpe otro novillero cordob√©s con fuerza, que hab√≠a iniciado su andadura taurina en Valencia, y que durante algunos a√Īos forj√≥ una cierta rivalidad local con Martorell, me refiero a ¬ęCalerito¬Ľ. Dicha rivalidad no alcanz√≥ cotas significativas, pues aunque tuvo calidad y valor, ¬ęCalerito¬Ľ no alcanz√≥ nunca la importancia de Martorell como torero. Termina la temporada de 1948, tras triunfar en importantes plazas y sobre todo en C√≥rdoba el d√≠a de S. Rafael cortando 4 orejas 2 rabos y 1 pata, y encabezando el escalaf√≥n de novilleros con 44 actuaciones.
     Programa de mano Alternativa
Comienza la temporada de 1949 con importantes actuaciones de Martorell en compa√Ī√≠a de ¬ęLitri¬Ľ y ¬ęCalerito¬Ľ;¬† Bilbao y Valencia fueron testigo de ello. Fue antesala de su Alternativa que se la concede ¬ęParrita¬Ľ en la plaza cordobesa de Los Tejares el 26 de mayo, al cederle la muerte de ‚ÄĚPato¬Ľ n¬į99 de la ganader√≠a de D. Juan Guardiola, acompa√Īado por Antonio Caro. Obtuvo un importante triunfo con corte de dos orejas a su primero, renunciando a una de ellas (igual que ahora…) y las dos y el rabo del sexto. Los aficionados se lo llevaron a hombros por las calles de C√≥rdoba hasta su casa. Termina Jos√© Mar√≠a la temporada de 1949 con 24 corridas toreadas.
¬ęParrita¬Ľ le da la Alternativa
Le confirma la Alternativa en Las Ventas el compadre de su √≠dolo Manolete el 16 de abril de 1950. ¬ęGitanillo de Triana¬Ľ le cede la muerte del primer toro de la ganader√≠a salmantina de D. Ignacio S√°nchez y el cordob√©s causa una magn√≠fica impresi√≥n pese a haber perdido la oreja de su segundo enemigo por la espada. Le acompa√Ī√≥ en el cartel el extraordinario matador de toros Rafael Ortega, con qui√©n nuestro torero altern√≥ bastantes tardes.
 
¬†¬ęGitanillo¬Ľ le confirma.
Junto a varias exitosas actuaciones en Barcelona, Martorell triunfa en C√≥rdoba nuevamente en la alternativa que le concede ¬ęParrita¬Ľ a ¬ęCalerito¬Ľ, el 26 de mayo de este 1950, triunfo que le supuso la concesi√≥n del Trofeo Manolete que hab√≠a instituido el Ayuntamiento cordob√©s y que a√ļn tiene vigencia, siendo uno de los m√°s antiguos de Espa√Īa, 70 a√Īos. Martorell lo conquist√≥ tres a√Īos 1950, 1951 y 1953. S√≥lo √©l, junto a ¬ęEl Pireo¬Ľ y ¬ęFinito de C√≥rdoba¬Ľ, lo han obtenido por partida triple. Esta misma terna inaugura el 27¬† ¬† de agosto la plaza de toros de T√°nger, que tuvo actividad taurina hasta el 4 de octubre de 1970; actualmente se prev√© su transformaci√≥n en un centro comercial. Termina 1950 toreando 42 corridas de toros y ocupando el 5¬į puesto en el escalaf√≥n.
En 1951 contin√ļan los √©xitos de Martorell, increment√°ndolos incluso y madurando significativamente su toreo, fue su mejor temporada en n√ļmero de actuaciones. Torea este a√Īo 71 corridas de toros, quedando en tercer lugar en el escalafon, tras Luis Miguel Dominguin y Manolo Gonz√°lez, y por delante de toreros como Aparicio, ¬ęLitri¬Ľ y Antonio Ord√≥√Īez.
El 21 de octubre de este 1951 participa en la gran corrida homenaje ¬ępro-monumento¬Ľ a Manolete, e inmediatamente despu√©s viaja a Per√ļ y M√©xico, donde se presenta y le confirma alternativa Ferm√≠n Rivera en presencia de Anselmo Liceaga el 11 de noviembre. A los siete d√≠as, en su segunda actuaci√≥n en la Monumental¬† obtiene un gran triunfo, levantando al p√ļblico de sus asientos y cortando tres orejas.
 Martorell en la Monumental México DF
Este éxito le hace repetir y obtener tres enormes triunfos más, consecutivamente los días 6, 13 y 20 de enero de 1952, iniciando así otra importante temporada.
Se suceden los triunfos del cordob√©s en diversas plazas mejicanas y venezolanas, volviendo a C√≥rdoba, que le brinda un gran recibimiento el 9 de marzo. El 23 de dicho mes inicia en Barcelona (donde m√°s tore√≥) una exitosa andadura por los m√°s importantes ruedos espa√Īoles. Muchos fueron los √©xitos en Barcelona, que acompa√Ī√≥ este 1952 con otros en Madrid, Vitoria, Santander, Bilbao, Puerto de Sta. Mar√≠a…. Complet√≥ en Espa√Īa 49 actuaciones, perdi√≥ algunas por percances, que sumadas a las actuaciones en plazas americanas elev√≥ la cifra significativamente.
 Gran estocada de Martorell en México
Los √©xitos en Am√©rica de estas dos √ļltimas temporadas hizo que se relajara en la temporada de 1953 en Espa√Īa, bajando a 19 corridas. Pese a ello obtiene importantes triunfos en Barcelona y sobre todo C√≥rdoba, donde obtiene el tercer Trofeo Manolete muy brillantemente el 27 de mayo con ganado de Concha y Sierra (casta vazque√Īa pura) y alternando con Ord√≥√Īez y ¬ęPedr√©s¬Ľ. Cort√≥ cuatro orejas y un rabo, saliendo a hombros de la plaza.
Vuelve a hacer campa√Īa americana en 1953 – 54, en Colombia y Mexico. A su regreso a Espa√Īa se toma un descanso, toreando solo 10 corridas. Su inter√©s se centra durante esta etapa mucho m√°s en las temporadas invernales americanas.
Obtiene important√≠simos triunfos en M√©xico, sobre todo a principios de 1955, si bien el 6 de febrero un toro de La Laguna lo coge gravemente en la Monumental M√©xico DF. Tras el grave percance sigui√≥ toreando hasta caer desfallecido. Lo llevaron a la enfermer√≠a , as√≠ como las orejas del toro. Martorell puede decirse, sin temor a la exageraci√≥n, que ha sido uno de los 7 u 8 toreros espa√Īoles m√°s admirados en la historia taurina mejicana.
Está más de un mes convaleciente, y como ocurrió con Manolete en 1946, torea una sola corrida a lo largo de este 1955.
Retoma la actividad en Espa√Īa al a√Īo siguiente, toreando 25 corridas, pero con m√°s aplomo y madurez, alcanzando en sus dos √ļltimas temporadas en activo, las de 1956 y 57 el toreo de m√°s calidad de su carrera taurina. Y tuve la suerte de verlo en esos a√Īos.
Varios cr√≠ticos de la √©poca, como Barico, Don Ventura o Casanova, que siempre ponderaron la honestidad, la entrega y sobre todo el valor de Martorell, coinciden en apreciar una sensible mejora en su toreo, calific√°ndolo de excelente en varias cr√≥nicas. Posiblemente el temple del toro mejicano hizo que depurara su t√©cnica, como ha ocurrido con otros toreros espa√Īoles.
Jos√© Mar√≠a Martorell tuvo la mala suerte de despuntar inmediatamente despu√©s de la tragedia de Linares, y tanto su entorno inmediato como el p√ļblico de C√≥rdoba siempre lo trataron como el sucesor de Manolete. √Čl mismo, por su concepci√≥n del toreo, colabor√≥ en ello. Eso, por sobrecargarle de responsabilidad le perjudic√≥, sobre todo los primeros a√Īos, en los que sufri√≥ muchas cogidas, afortunadamente sin gravedad, derivadas tambi√©n del aprendizaje de la t√©cnica de Manolete que es muy dif√≠cil por el terreno que hay que pisar ante el toro.
Tras Manolete hubo muchos toreros que lo imitaron, alguno incluso coet√°neos, como ¬ęParrita¬Ľ. Pero lo han hecho m√°s en la forma que en el fondo. Ejemplos de toreros ¬ęamanoletados¬Ľ han prodigado hasta nuestros dias, entre otros, algunos con cierto √©xito como ¬ęMonde√Īo¬Ľ, Vicente Barrera o ¬ęChiquil√≠n¬Ľ.
Sin embargo, desde mi punto de vista y tras 65 a√Īos viendo toros, s√≥lo dos toreros han llegado a profundizar y desarrollar el aut√©ntico fondo taurino de Manolete. Me refiero a Martorell y Jos√© Tom√°s, que se parecer√°n menos que otros en las formas hier√°ticas, pero que sin embargo han desarrollado mejor que nadie el concepto de la tauromaquia ¬ęmanoletista¬Ľ.
La colocaci√≥n y el saber esperar la embestida del toro, hasta que ¬ę…√©ste se estrella en la muleta…¬Ľ, como explicaba Manolete el pase natural, metido en el terreno del toro y con un ajuste extraordinario en el embroque, solo se lo he visto, despu√©s de Manolete, a Martorell y Tom√°s.
Para hacer ese toreo se precisa mucho valor. Valor que han demostrado sobradamente estos dos toreros. Valor, honestidad y entrega, porque de esas virtudes transmiten con  extraordinaria sinceridad emoción a los tendidos. Y ahí está la clave de la Tauromaquia.
 Muy ajustado en el embroque
Sin duda esta forma de asumir y hacer el toreo supone un tremendo desgaste f√≠sico y sobre todo psicol√≥gico para el torero, de ah√≠ que tanto Manolete como Martorell y Tom√°s han sido toreros de corto recorrido en el tiempo. Pese a lo de Linares, Manolete desde principios de 1947 ten√≠a decidido retirarse ese a√Īo, que tore√≥ m√°s por empe√Īo de Camar√° que por √©l mismo. No conozco ning√ļn caso de toreros que pisando el terreno que han pisado estos tres hayan permanecido, en activo con continuidad, m√°s de 7 u 8 temporadas. En nuestro caso Manolete y Martorell coinciden con diez a√Īos de diferencia. El primero de 1939 a 1947 y el segundo de 1949 a 1957, ocho a√Īos. Hasta en eso nuestro torero emul√≥ al ¬ęMonstruo¬Ľ. Tambi√©n como su √≠dolo, sin llegar a su nivel, fue un buen estoqueador.
En Albacete
En Vitoria
Y efectivamente con 22 corridas toreadas en 1957 termina la andadura profesional el 19 de octubre en la feria de S. Lucas de Jaén. Corrida de D. Ignacio Sánchez para Angel Peralta, por delante, Martorell, César Girón y Dámaso Gómez, tristemente fallecido en estos días.
La √ļltima actuaci√≥n en C√≥rdoba, que tuve la fortuna de presenciar, fue el 26 de septiembre, ante una muy seria y dif√≠cil corrida de D. F√©lix Moreno (Saltillo). Altern√≥ con Gregorio S√°nchez y Joselito Huerta. Martorell tuvo una actuaci√≥n profesional extraordinaria, pues tuvo que matar cuatro toros por cogidas de sus compa√Īeros. Adem√°s hizo una excelente faena al cuarto de la tarde, un ejemplar de pelo muy extra√Īo en ese encaste, pues era ¬ętostado¬Ľ, bien armado y un punto veleto, que pes√≥ 484kg, lo recuerdo porque guardo en mi memoria como una fotograf√≠a la cara del toro y la tablilla con el peso, al igual que la faena, con varias series de naturales con la izquierda en un palmo de terreno bajo el palco presidencial y un remate final con unas¬†¬ęmanoletinas¬Ľ de las suyas. Las mejores que he visto en mi vida.
Martorell daba las ¬ęmanoletinas¬Ľ mejor que Manolete, y no exagero. Citaba al toro de frente ech√°ndole la bamba de la muleta por la arena, se lo tra√≠a toreado con mucho temple ¬ępor abajo¬Ľ y vaciaba , d√°ndole salida ¬ępor arriba¬Ľ. Era realmente emocionante ver como un pase de adorno lo convirti√≥ en un pase con profundidad.
     Inicia por abajo y remata por arriba
Tuvo Jos√© Mar√≠a una gran virtud que fue torear siempre ¬ępor abajo¬Ľ, tanto con el capote como con la muleta. Hizo un tore√≥ con el capote a pies juntos y de manos bajas, inigualable, con gran capacidad de transmisi√≥n al tendido. Y bas√≥ la faena de muleta en el toreo en redondo con ambas manos y como digo las ¬ęmanoletinas¬Ľ. Fue muy buen matador. Los toreros valientes, y Martorell lo fue como el que m√°s, matan bien los toros. Como me dijo en una entrevista sobre Martorell que le hice al maestro Jaime Ostos, al que aprovecho para darle √°nimo en estos momentos dif√≠ciles de salud que atraviesa:< ¬ę√Čse (por Martorell) peinaba la arena¬Ľ>. Qu√© frase m√°s bonita para definir el toreo de nuestro torero!!.
Magnífico lance de manos bajas
Martorell, desde mi punto de vista, y he visto a todos, ha sido el mejor torero cordob√©s despu√©s de Manolete. C√≥rdoba, como ha ocurrido y sigue ocurriendo lamentablemente muchas veces, no ha reconocido la calidad de Martorell, ni la importancia que tuvo al darle continuidad, en su esencia, a la tauromaquia del torero m√°s universal del pasado siglo: Manolete. Sirva este humilde trabajo para al menos compensar en una peque√Ī√≠sima parte esa injusticia.